Now Playing Tracks

historiascienciacionales:

La impredecibilidad de los terremotos

La inspiración para crear una Historia Cienciacional como esta viene de un rumor que se encuentra rondando por las redes sociales: un devastador terremoto está por ocurrir este año en la Ciudad de México.

Queremos aclarar desde un principio que esta noticia es falsa y que la manera en que se ha difundido nos parece incorrecta e irresponsable. cualquier descubrimiento científico, sin importar su relevancia, debe ser presentado mediante la publicación de un artículo científico donde se respalde la información que se investiga. Estos datos tienen que ser analizados y comprobados por otros colegas para validar la relevancia y veracidad de los descubrimientos.

Aún así, a las investigaciones que se dedican a predecir terremotos hay que manejarlas con particular cuidado. De acuerdo con el investigador Robert Geller, de la Universidad de Tokio, la predicción se refiere a la “especificación del tiempo, localización y magnitud de un terremoto futuro, dentro de límites establecidos”. A pesar de que estas predicciones deberían de ser precisas y seguras, Geller comenta que esto puede resultar más difícil de lo que parece: en los últimos 100 años se han llevado a cabo estudios para tratar de predecir los movimientos tectónicos. Sin embargo, no se ha podido obtener resultados.

Esto nos habla de que las fallas sísmicas son procesos no lineales y muy sensibles a los ínfimos detalles que ocurren en la Tierra. Esto es lo que los hace eventos prácticamente impredecibles. Además, la mayor cantidad de hipocentros (focos de un terremoto) se encuentran a profundidades de decenas o cientos de kilómetros debajo de la superficie terrestre, y colectar datos en estas condiciones está, por el momento, fuera de nuestras capacidades. Lo que sí se tiene claro es que la ocurrencia de los terremotos depende mucho más del estado de estrés de fallas individuales dentro de nuestro planeta, y no tanto de fuerzas externas.

Muchas personas se jactan de elaborar métodos fehacientes que son capaces de predecir terremotos. Lo curioso es que todos los días ocurren movimientos tectónicos alrededor del mundo que pueden, por casualidad, ajustarse a sus premoniciones vagas. En estos casos, es importante no dejarse asombrar e informarse bien del tema.

_____________________________________

Existe la creencia, por ejemplo, de la influencia de fenómenos que suceden fuera de la Tierra en los terremotos, como la luna llena o la luna nueva. En la imagen observamos todos los terremotos que han ocurrido en el 2013, con una magnitud mayor o igual a 4, comparados con los cambios en las fases lunares: La relación entre estas dos variables es nula. 

La gráfica la generó Erik Klemetti, geólogo de la Universidad de Denison, con base en datos de la “United States Geological Surveys” para un artículo de revisión bibliográfica acerca da la predicción de terremotos. 

Fuentes:

Artículo de divulgación en WIRED

Página de la Unites States Geological Survey’s (USGS)

Artículo de Geller en el Geophyscal Journal International

Artículo de Geller en Science

Comunicado acerca de la predictibilidad sísmica por parte del Servicio Sismológico Nacional de la Universidad Nacional Autónoma de México

No anexamos la noticia que circula porque no es nuestra intención darle difusión a las pseudociencias.

historiascienciacionales:

El consumo de cocaína perturba el metabolismo

Se tiene la idea de que la pérdida de peso en los consumidores de cocaína se debe a que la sustancia suprime el apetito, y que cuando el individuo se somete a rehabilitación, la ganancia de peso es resultado de la sustitución de la droga por comida. Sin embargo, un nuevo estudio demostró que la cocaína promueve una alteración metabólica profunda, y que la ganancia de peso durante la abstinencia tiene implicaciones en la salud que puede llevar a la recaída.

Los investigadores de la Universidad de Cambridge, Reino Unido, compararon los niveles de leptina (hormona importante en la regulación del apetito), la dieta, la conducta alimenticia y la composición corporal de 65 hombres: 35 eran dependientes a la cocaína y el resto no presentaban abuso de la sustancia o una historia familiar relacionada con esto. Para los consumidores de cocaína, observaron que éstos prefieren comida grasosa y alta en carbohidratos, y sus patrones alimenticios no están controlados. A pesar de esto, presentaron pérdida de peso y su grasa corporal se redujo considerablemente comparado con el grupo de personas que no consumían cocaína. Los niveles de leptina también fueron bajos.

La suma de estos resultados, es decir la baja cantidad de leptina y la dieta grasosa, sugiere un balance energético dispar, lo que típicamente llevaría a una ganancia de peso y no a una pérdida. Esto explica por qué cuando se abstienen de consumir cocaína, pero continúan con la dieta, ganan peso. Los investigadores mencionan que se sorprendieron al ver cuán poca grasa corporal tenían los consumidores a pesar de la dieta poco nutritiva; mencionan que el abuso regular de esta sustancia interfiere directamente con los procesos metabólicos y, por tanto, existe una reducción de grasa corporal.

Lo interesante es que, si de por si ganar peso resulta ser desagradable para algunas personas en recuperación, esto va más allá de que los pantalones ya no les suban, ya que envuelven problemas psicológicos y fisiológicos. El estrés generado por los cambios en el cuerpo, mencionan, da paso a la recaída. Por tanto, este estudio es importante para entender el efecto de la cocaína en el comportamiento alimenticio y el peso corporal de los consumidores, todo para apoyarlos en su camino a la recuperación.

—————-

Fuentes:

Artículo originalNota de Eurekalert!

Imagen tomada de este sitio.

historiascienciacionales:

Disturbios, guerras civiles, la invasión de tierras, entre otros conflictos sociales, tienen una relación con cambios climáticos.

Los humanos tendemos a olvidar que somos un animal más de las millones de especies que existen en la Tierra y como tales, somos susceptibles a cambios climáticos, que quizá sin darnos cuenta, afectan a nuestro comportamiento.

Una investigación realizada por investigadores de la Universidad de Princeton y la Universidad de California-Berkley, indica que hasta pequeñas alzas en la temperatura y la precipitación han aumentado de manera considerable el riesgo de violencia personal y la agitación social a través de la historia humana.

Para realizar el estudio, los investigadores tomaron los 60 estudios y documentos cuantitativamente más rigurosos de diversas disciplinas del conocimiento, como la arqueología, economía, criminología, geografía, historia, ciencias políticas y psicología, con el objetivo de explorar la conexión entre el clima y la violencia, en distintas partes del mundo y a lo largo del tiempo, abarcando desde los tiempos actuales, hasta el 10,000 ANE.

Los investigadores encontraron que, aunque el clima no sea la única o la primera causa de violencia, innegablemente exacerba las tensiones sociales existentes e interpersonales en todas las sociedades, sin importar la riqueza o la estabilidad.

El estudio estima que con el cambio de 1 unidad de desviación estándar, en el calor o en la lluvia, se aumenta la posibilidad de que se generen disturbios, guerra civil o conflictos étnicos por un promedio de 14%. Al igual que se pueden aumentar las eventos de violencia entre personas como las violaciones, el asesinato y los asaltos en un 4%. Lo que deja sin lugar a dudad la relación de estos dos fenómenos y pone ahora a los investigadores en la búsqueda de las causas últimas que originan el resultado final. Algo así como haber encontrado la punta del iceberg para después buscar el cuerpo entero. Con el objetivo de que al entender las causas, se pueda interrumpir el enlace entre el clima y los conflictos.

“Obtuvimos una gran cantidad de datos que estaban disponibles y usamos el mismo método en todos ellos, para así poder comparar de manera directa los estudios. Una vez que hicimos esto, observamos que todos los resultados eran en realidad muy constantes. Anteriormente, los datos no estaban siendo analizados de una manera consistente”, comentó Solomon Hsiang profesor de la Escuela Goldman de políticas públicas de Berkeley Berkeley y quien colaboro con Marshall Burke, candidato a doctorado en el Departamento de Agricultura y Recursos Económicos de Berkeley, y Edward Miguel, profesor de Medio Ambiente y Recursos Económicos en Berkeley.

Los investigadores analizaron tres categorías de conflicto: “violencia personal y crimen”, que incluye asesinato, asaltos, violaciones y violencia doméstica; “Violencia e inestabilidad política intergrupal” que abarca disturbios, guerras civiles, violencia étnica e invasiones a tierras; y “fallas institucionales”, que son cambios abruptos y mayores en instituciones gubernamentales o en casos extremos, el colapso entero de una civilización.

Las condiciones climáticas extremas amplifican la violencia en todas las categorías, sin importar la posición geográfica, el bienestar económico o el tiempo a través de la historia. Un clima aberrante coincide con incidentes que incluyen el aumento en la violencia doméstica en India y Australia, el incremento de los asaltos y asesinatos en Estados unidos y Tanzania, violencia étnica en Europa y el Sur de Asia, la invasión de tierras en Brasil, el uso de la fuerza por la policía en Holanda, conflictos civiles a través de los trópicos, el colapso de imperios antiguos, y guerras y desplazamientos en Europa durante la Edad Media.

Miguel comentó: “Encontramos los mismos patrones una y otra vez, sin importar que miremos los datos provenientes de Brasil, Somalia, China o Estados Unidos. Con frecuencia pensamos que las sociedades modernas son muy independientes del medio ambiente, debido a los avances tecnológicos, pero nuestros descubrimientos retan a esa noción. El clima parece ser un factor crítico en el mantenimiento de la paz y el bienestar en las sociedades humanas”.

Para no caer en una visión reduccionista en la que solo culpemos al clima por nuestros problemas, es muy importante tener en cuenta que el estudio no dice que el clima es la única causa de conflicto, además de que no hay conflicto en el que se le pueda atribuir una sola causa específica, cada conflicto tiene sus raíces dependiendo las relaciones interpersonales o intergrupales. Con base esto, podemos pensar en una visión holística, en la cual los factores que interactúan con el clima para producir este tipo de eventos son variados. Como ejemplo, los autores mencionan un evento climático que afecte a una sociedad con una economía basada en la agricultura o que ya se encuentra débil. La gente al buscar a quien culpar, puede posar su mirada en algún gobernante o en algún grupo social minoritario. Sin embargo, otros ejemplos también apuntan a que el calor simplemente vuelve más agresiva a la gente y lo ejemplifican con estudio en donde policías en entrenamiento, tienden a sacar más su arma cuando el cuarto tiene una temperatura elevada.

Para el 2050 los modelos de cambio climático predicen un cambio promedio de 2 a 4 unidades de desviación estándar en las condiciones del clima global.

En la imagen se observan los disturbios en el Cairo, Egipto el 4 de mayo de 2012. Estos eventos no se mencionan en el artículo y la imagen se usó solo con fines gráficos. Tomada por Abayomi Azikiwe / Pan-African News Wire 

Fuente en la Universidad de Princeton

Artículo en Science

historiascienciacionales:

Las orquídeas no siempre dicen la verdad

Imagina que es la hora de comer, te encuentras en un restaurante y te dispones a ordenar una hamburguesa. En la foto del menú, el pan se ve esponjoso y dorado; la lechuga, fresca y crujiente; el tomate, suave y apetecible; y la carne, jugosa y suculenta. Después de esperar unos minutos por tu platillo, ves acercarse a la mesera con tu comida y comienzas a salivar mientras piensas en el primer bocado que probarás dentro de unos instantes. ¡Cuál es tu sorpresa al descubrir que tu idealizada hamburguesa no es más que una carne desabrida entre dos panes aplastados y con algunos pedazos de lechuga vieja! Del tomate no hay rastro alguno.

Acabas de ser víctima de la táctica que en el mundo de la mercadotecnia se llama “publicidad engañosa”. Y así como el restaurante te sedujo con las fotos engañosas de su menú para que consumieras una comida no tan apetitosa, en la naturaleza existen casos en los que algún organismo se beneficia de otro gracias al engaño y la deshonestidad. Uno de los ejemplos más comunes ocurre entre algunas orquídeas y sus polinizadores. 

La creación de nuevas plantas depende de la generación de semillas, que depende a su vez de la polinización: el proceso mediante el cual el polen (ese polvillo producido por los órganos masculinos de las flores) es transportado al estigma (la parte femenina de la planta que recibe el polen) de otras flores. Las plantas son incapaces de desplazarse para fecundar a sus congéneres, por lo que cuentan con recompensas –como el néctar de sus flores– para atraer a insectos que eventualmente transporten el polen a otras flores de su misma especie.

Sin embargo, la elaboración de néctar representa un gran gasto energético que las plantas podrían invertir en otras necesidades. Es por ello que recurren a ciertas trampas, una de las cuales se conoce como “engaño sexual”, utilizado en especial por algunas orquídeas. En vez de ofrecer recompensas para atraer a sus polinizadores, las plantas construyen trampas que los seduzcan con el objetivo de que visiten sus flores. Estas trampas son diversas y elaboradas: colores, dimensiones y texturas que recrean la forma del cuerpo de la compañera sexual de los polinizadores, e incluso aromas parecidos a las feromonas que emiten los insectos hembra.

El disfraz con el que se visten las orquídeas es tan meticuloso que se especializan en imitar a una sola especie de insecto. Por esta razón, uno pensaría que, a diferencia de las plantas que sí otorgan recompensas reales, la polinización de las orquídeas que emplean el engaño sexual como estrategia de reproducción sería menos eficiente. Sin embargo, la evidencia demuestra que son igual de exitosas que sus contrapartes comunes.

Si crees que la deshonestidad en la naturaleza no puede llegar más lejos, cometes un error: existen muchas maneras en que las plantas engañan a otros organismos. Afortunadamente, también hay forma de detectar y evitar ser víctima de la publicidad engañosa. Pero ese es otro cantar.

___________________________

[Imágenes de izquierda a derecha: flores de Orchys apifera, que engaña a las abejas para que copulen con sus flores (foto de Matteo Paolo Tauriello; Flickr); las flores oscuras de Orchys insectifera, que engaña a una especie de avispa (foto de Wikimedia Commons); las flores con forma de patos son de Caleana major, y excitan a las avispas conocidas como moscas de sierra (foto de Bill Higham; Flickr)]. 

Para saber más, dejamos por aquí una revisión del tema.

historiascienciacionales:

Segundo protomamífero fósil descubierto con pelaje.

Nos remontamos a la Tierra de hace 165 millones de años, en el Jurásico Medio, una era dominada y coloreada por el plumaje de los reptiles, con los cuales coexistía Megaconus mammaliaformis, un protomamífero con pelaje.

Su descubrimiento, en la región autónoma de Mongolia Interior, China, “Nos permite entender detalles pobremente entendidos de la transición crítica de los mamíferos modernos desde ancestros premamíferos” comentó Zhe-Xi Luo, quien pertenece al equipo internacional de paleontólogos, conformado por el Museo Paleontológico de Liaoning, la Universidad de Bonn, y la Universidad de Chicago, equipo que realizó y estudió el descubrimiento.

El fósil que pertenece al grupo de los mamiferiformes, es uno de los mejores preservados de su tipo y nos confirma que muchas de las funciones biológicas relacionadas con la piel y el integumento ya se presentaba en estos organismos que preceden a los mamíferos modernos. Además, como se deben imaginar, el grupo lleva mucho tiempo de estar extinto.

Entre las cosas que delató la identidad de este fósil, fue el encontrar un claro halo de pelo protector y residuos de pelaje suave. Lo que coloca al descubrimiento como el segundo de su tipo. Además, en su talón muestra un espolón, que con base en espolones que presentan animales mamíferos que ponen huevo (Ornitorrinco macho), se puede pensar que era un macho, con posibilidades de ser venenoso.

El Megaconus mammaliaformis presentaba características mezcladas; tenía características dentales y la articulación de la mandíbula como los mamíferos, un oído medio primitivo, aún adjunto a la mandíbula como los reptiles y los tobillos y la columna vertebral característica de los mamiferiformes.

“No podemos decir que Megaconus es nuestro ancestro directo, pero ciertamente se ve como un tátara tátara tátara tío. En cierto sentido, las tres grandes ramas de los mamíferos modernos son sobrevivientes accidentales de entro otros linajes de mamiferiformes que murieron y se extinguieron” comentó Luo.

En la imagen vemos una reconstrucción artística de Megaconus mammaliaformis, realizada por April Isch de la Universidad de Chicago

Fuente en la Universidad de Chicago

Artículo en Nature

To Tumblr, Love Pixel Union